Hipertrofia de maseteros y bruxismo

Normalmente el bruxismo es un trastorno que ocurre durante el sueño. Se trata de una actividad completamente inconsciente que daña las estructuras del diente, el periodonto, la musculatura, así como la articulación tanto de la mandíbula como del maxilar. Puede ser producido por estrés o por lesiones en la espalda. El bruxismo consiste en apretar o rechinar los dientes durante el día o la noche, con lo que puede provocar dolores de cabeza o de mandíbula y la rotura masiva de la dentadura. El botox permite tratar esta patología relajando los músculos maxilofaciales mediante su inyección. De esta manera, no sólo se puede solucionar los daños bucodentales que pueda estar causando el bruxismo sino también la excesiva ‘forma’ que tienen los músculos del rostro por lo que se consigue, en algunos casos, suavizar las facciones.

Además con la toxina conseguimos estilizar y de “adelgazar” el rostro mediante la colocación en puntos estratégicos del masetero, que es el músculo que interviene en el proceso de masticación, de toxina botulinica, así conseguimos afilar la barbilla y el tercio inferior del rostro. Esta hipertofia de los mùsculos maseteros produce una masculinización en el rostro de las mujeres y una excesiva dureza en el rostro de los hombres, produceindo un “efecto de cara cuadrada”

Se requieren 2 viales de toxina botulinica ( 1 por cada lado de la cara). Se necesitan 2-3 sesiones para obtener los resultados deseados

Duración sesión

Una única sesión de 30 min

Duración tratamiento

Hasta 6 meses

Dolor

Ligera molestia, muy tolerable.

Recuperación

Vida normal al salir de la consulta

Reservar cita
WhatsApp chat